Punto de partida

La globalización e internacionalización de las empresas afecta, cada vez más, a su capital humano. Desde la apertura de nuevos centros de trabajo en diferentes países, hasta la movilidad dentro de los grupos de empresa multinacionales, pasando por la prestación de servicios desde un país a otro, cada vez son más las posibilidades de que un contrato de trabajo tenga algún elemento de extranjería.

La globalización e internacionalización de las empresas afecta, cada vez más, a su capital humano.

relaciones laborales internacionales

La situación geográfica y la etapa de autarquía ocasionaron en nuestro país una profunda despreocupación por las cuestiones internacionales en materia laboral que, sin embargo, sería temerario seguir ignorando, pues existe un complejo entramado normativo que precisa ser desentrañado en aras de la seguridad jurídica: los despachos jurídicos y los órganos judiciales han de enfrentarse a este tipo de problemas. Sin contar, la mayoría de veces, con instrumentos jurídicos internacionales o comunitarios claros a su alcance; la inseguridad jurídica con la que pueden encontrarse los trabajadores migrantes respecto a sus cotizaciones en el extranjero o a sus prestaciones puede impedir o retener esa fuerza de trabajo fuera de nuestras fronteras; las empresas no pueden evaluar de una manera sencilla y eficaz los riesgos de una movilidad exterior…

La situación geográfica y la etapa de autarquía ocasionaron en nuestro país una profunda despreocupación por las cuestiones internacionales en materia laboral

Concretamente, resulta imprescindible averiguar cuál sea la nacionalidad de la legislación aplicable a las distintas relaciones laborales que empresas y trabajadores constituyen, respecto del contrato individual de trabajo, de las relaciones colectivas de trabajo y de la Seguridad Social (el “ius” aplicable) y cuál sea la jurisdicción competente para conocer de los conflictos que surjan entre ellos (el “forum” competente).

Paralelamente, resulta necesario clarificar el régimen aplicable a los trabajadores desplazados a España que adquieran la residencia fiscal en España (“impatriados”), así como el correspondiente a los trabajadores desplazados al extranjero (“expatriados” ) sin perder la residencia fiscal en España.

En este análisis jurídico de las relaciones laborales internacionales ha de tenerse presente que la resolución de las controversias que pudieran surgir y la determinación de la normativa aplicable a tales relaciones se encuentran en planos diferentes, pese a las indudables relaciones existentes entre ambos aspectos en su fundamentación teórica y puesta en práctica. Contando cada uno de ellos con una distinta reglamentación e incluso con dispares orientaciones en la formulación y en las soluciones que ofrecen, lo que sin duda determina la dificultad del tema.

Así, una vez determinado el Tribunal estatal competente, habrá que localizar la norma sustantiva que va a regular el fondo del litigio. Una labor que se llevará a cabo generalmente por medio de las normas de conflicto presentes en el sistema de Derecho Internacional Privado del Estado del juez o tribunal. Aspecto éste en el que el “principio de territorialidad” tendrá una singular fuerza debido a la importancia del orden público social que inspira el Derecho del Trabajo y a la consiguiente abundancia de normas laborales imperativas.

No puede dudarse, pues, de la complejidad del tema, plagado de situaciones sin resolver, ni de la consiguiente necesidad de llevar a cabo un estudio exhaustivo – y obligatoriamente interdisciplinar- del mismo.

Por todo ello, el proyecto se propone abordar la cuestión por parte de un equipo de investigadores procedentes de las diferentes áreas del Derecho implicadas: internacional privado, financiero y laboral, que puedan evaluar de una manera sencilla y eficaz los riesgos de una movilidad exterior.